blog

Tener una chimenea en casa es sinónimo de elegancia, calidez y crea un ambiente muy confortable para quienes disfruten de ella. Pero no basta instalar el sistema para entrar en calor, existe un conjunto de herramientas que debes tener junto al hogar, ya que son los que te permitirán manipularla de manera adecuada. Entérate con Chimeneas Salamanca cuáles son los accesorios indispensables para tu chimenea.

Echa un vistazo a todo lo que necesitarás

Desde el encendido hasta la limpieza, para disfrutar de los beneficios de una chimenea deberás recurrir a alguno de estos accesorios que no solo te serán útiles sino que complementan la decoración de la habitación en la que se encuentren, gracias a la variedad de diseños y materiales que se utilizan durante su fabricación.

Cada elemento está diseñado pensando en una función específica. Antes de comenzar a utilizar tu chimenea asegúrate de tener estos accesorios a mano, comenzando por un juego de útiles que puede traer entre 3 y 5 elementos básicos para manejar el hogar: tenaza, escobilla, atizador, pala y fuelle.

Las tenazas son imprescindibles para manipular la leña encendida y cambiarla de posición, igualmente si algún trozo ha quedado mal ubicado en un rincón de la chimenea puedes moverlo con la tenaza e integrarlo al fuego o si se necesita introducir más leña a la chimenea.

En el caso de la escobilla y la pala se utilizan para la limpieza del hogar y retirar las cenizas de manera segura.

Olvídate del periódico para encender la chimenea, para eso está el fuelle. Esta herramienta contiene el aire y luego lo expulsa con presión para avivar las brasas y facilitar el encendido. Además de funcional es decorativo y los consigues en una variedad de materiales como madera o cuero y también los hay artesanales.

El atizador es una barra que se utiliza para mover la leña que está dentro de la chimenea y así avivar el fuego.

Aunque muchos escogen el juego de herramientas de acuerdo a su estética, hay que tomar en cuenta la profundidad de la chimenea, puesto que será lo que nos dirá el tamaño que debe tener cada uno de estos elementos. Mientras más profunda sea, las piezas deben ser más altas para mayor comodidad y, sobre todo, más seguridad.

Organización y seguridad

La presencia de niños o mascotas alrededor de las chimeneas no es una buena combinación. En un descuido se pueden acercar mucho al fuego y provocar un accidente. La mejor forma de no caer en este tipo de inconvenientes es con un salva chispas, también conocido como chispero. Este accesorio crea una barrera de protección y por excelencia es el principal elemento de seguridad que debemos colocar alrededor del equipo. No solo evitará que nos acerquemos mucho al fuego, sino que evita que las chispas que genera la combustión salgan hacia la habitación y lleguen a las paredes, pisos, alfombras o muebles si tienes una chimenea abierta.

Los salva chispas se fabrican con formas curvas o planos y los hay “tipo biombo” que llegan a cubrir aun más espacio que los simples de una sola pieza. Al estar hechos en materiales como hierro forjado, cobre, bronce, acero o vidrio templado le dan un estilo sin igual a la chimenea.

Un inconveniente común para quienes tienen este sistema de calefacción en sus hogares es dónde apilar la leña que se utiliza para alimentar el fuego sin darle mala apariencia a la habitación donde se encuentre. En este caso, uno de los accesorios indispensables para tu chimenea será una cesta para apilar los leños y evitar que estorben. Existen diseños clásicos, antiguos, modernos, minimalistas integrados en la propia obra de la chimenea, o también de apariencia rústica. Seguramente hay uno para cada estilo.

Además de tener la leña en un lugar fijo, algunos están pensados para transportarlos fácilmente de un lugar a otro, por lo que es común conseguir leñeros con ruedas o que asemejen un bolso. Al escoger tu cesto procura que este sea bien resistente, en especial, en los casos que sean para transportar la leña. Una de las ventajas de contar con este accesorio es que al mantener madera seca dentro de la casa, será mucho más fácil encender la chimenea.

El morillo es otro elemento para la organización y seguridad. Quizás encontrarás quienes lo utilicen para apilar madera, pero en realidad está destinado para sostener la leña dentro de la chimenea. De manera que el aire que entra por debajo de la pila facilita la combustión.

Consiste en una barra horizontal donde descansan los troncos, sostenida por una pata trasera y dos delanteras. Estas últimas, evitan que la leña se salga del hogar de la chimenea y, además, son muy decorativas.

No dejes esto fuera

Hay algunos productos que muchas veces quedan por fuera de la lista de accesorios indispensables para tu chimenea, pero que es importante contar con ellos. Eso sí, querrás tener un espacio para almacenarlos puesto que, a diferencia de la lista que te mencionamos anteriormente, no van a aportar mucho a la estética de tu hogar.

Entre ellos están las pastillas de encendido que puedes usar como combustible, un par de guantes térmicos para proteger tus manos del calor al momento de manipular la chimenea encendida y un detector de humedad para verificar las condiciones de la leña. Tampoco te olvides de contar con un extintor para actuar en caso de algún accidente así como instalar sencillos detectores de CO2 que garantizaran tu tranquilidad en todo momento.

Tener este conjunto de accesorios a la mano te hará la vida más fácil al momento en que tú y tu familia decidáis disfrutar de un tiempo agradable alrededor de la chimenea. No olvides realizar los mantenimientos y revisiones periódicas para mantener en perfecto estado tu equipo y que esté a punto cada vez que la vayas a encender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *