cocina-de-lena

Las cocinas de leña son una alternativa interesante para cocinar y lograr esos deliciosos sabores que le da el fuego de la leña a los alimentos. Además, hay que puntualizar el atractivo que aporta a la vivienda, convirtiéndolas en protagonistas de la cocina y de toda la casa.

Conociendo las cocinas de leña

Antes de comenzar a cocinar o calentar la casa con una de estas unidades es necesario conocer cada una de sus partes y entender cómo funciona. De esta manera te será más fácil utilizarla más adelante. Cuando estás frente a una cocina de leña lo notarás de inmediato gracias a su diseño. Aun teniendo un estilo moderno, debes recordar que no tienen botones ni menús digitales para controlar el calor, así que deberás hacerlo de la misma forma que se hacía muchas décadas atrás.

Las partes básicas son el hogar de fundición, que estará a la izquierda o la derecha de la unidad. Bajo este se encuentra el cajón de cenizas donde caen los residuos a medida que se quema la leña. En el lado opuesto se encuentra el horno de cocción. La parte superior se usa para cocinar, a diferencia de las cocinas regulares, toda el área estará caliente y poseen una serie de anillos extraíbles.

Algunas de ellas también poseen un cajón en la parte inferior que puede utilizarse para mantener la comida caliente. Además poseen un sistema de salida de humos y ventilación que se utilizan para regular el fuego y el calor de las mismas. Su aspecto las hace perfectas para decorar con cocinas de leña el hogar, pero su versatilidad nos brinda muchos más beneficios.

Consejos para dominar las cocinas de leña

Encender el fuego

Existe una gran variedad y es posible que cada una tenga su truco para encender el fuego más rápido. Si al principio te cuesta hacerlo, no te desanimes, con la práctica aprenderás como hacerlo sin problemas. Utiliza productos secos como la madera y el papel periódico.

Asegúrate de mantener el tiro y la cámara de humo abiertos cuando te prepares para encender el primer fuego. Ayúdate con el papel periódico, colocando un poco en la cámara de fundición. Cuando lleves un rato quemando añade pequeños trozos de leña y poco a poco incluye madera más grande, si quieres mantener una temperatura alta te conviene tener piezas más grandes.

Las cocinas tienen un mecanismo que dirigen el humo hacia la chimenea, posiciónalo bien antes de iniciar el fuego para evitar que la casa se llene de humo.

Aprendiendo a cocinar

Cuando te dispongas a cocinar en una cocina de estas características notarás de inmediato que -sin importar el tiempo de práctica que tengas- la experiencia es muy distinta que en los aparatos convencionales. Necesitarás vigilar más el fuego para controlar el calor, para ello deberás regular la entrada y salida de aire. Si quieres que la llama crezca, permite que entre más oxígeno.

Todo el tope estará caliente, esto significa tres cosas: tienes que tener más cuidado de no quemarte, más superficie para cocinar y tres temperaturas distintas. El área sobre la cámara de fundición es la más caliente, en el centro la temperatura estará un poco más baja y aún más en el área más alejada, lo cual ayudará a mantener la comida caliente.

Los anillos de los que hablamos al principio los puedes mover para cocinar directo sobre el fuego; como son varios concéntricos los puedes adaptar al tamaño que necesites. Utiliza una olla de hierro o si prefieres puedes colocar una parrilla.

Utilizando el horno

Lo siguiente es conocer los secretos del horno. Tendrás que vigilarlo de forma constante porque a medida que la comida absorbe calor, la temperatura cae y necesitarás alimentar el fuego. Otra manera de mantener el calor es cerrar la salida de humo, lo que hará que este vaya desde la cámara de fundición hasta el horno.

Si se calienta demasiado, abre las puertas para que salga un poco el calor. El área del horno más cercana a la cámara de fundición siempre estará más caliente que el lado opuesto, así que para lograr una cocción pareja rota la comida 180º por lo menos una vez, a la mitad del tiempo.

Limpieza y mantenimiento

Para que la cocina de leña funcione cómo debe ser debes hacerle mantenimiento con regularidad. La limpieza básica consiste en eliminar los restos que pueda dejar la comida. En la encimera donde cocinas puedes utilizar una esponja de metal y un limpiador no abrasivo. Si la superficie es delicada utiliza una esponja convencional o un trapo húmedo. Utiliza esta misma técnica en el horno para mantenerlo libre de residuos.

También debes prestarles atención a la cámara de fuego y el colector de cenizas. Deshazte de los residuos con regularidad y asegúrate de limpiar el interior de ambas cámaras para eliminar todo lo que quede en las paredes. Utiliza agua jabonosa para retirar todo el hollín del interior y bajo el horno. Esto debe hacerse con mayor regularidad en invierno. Y no olvides la revisión y mantenimiento anual por un profesional.

¿No te animas a probar las cocinas de leña? Si tienes cualquier duda, no dudes en consultarnos llamando por teléfono al 923 19 01 83 o en nuestra tienda en C/ Dr Fleming, 30
(Pol. Ind. El Montalvo I)
C.P. 37188 – Carbajosa de la Sagrada (Salamanca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *