edilkamin airkare - ¿Ozonizador vs Ionizador vs Purificador de Aire o alternativas mejores? - Blog - Chimecal

Cuando nos referimos a la calidad del aire que respiramos, la mayoría de la población no conoce lo último en tecnología, aunque en los tiempos que corren, el aire limpio es muy importante y nos puede ir la vida en ello. Si te estás planteando comprar un aparato tecnológico para esto, vamos a ver que opciones tienes: un ozonizador, un ionizador, un purificador o ¿hay algo más? Aquí te vamos a explicar todos estos tipos para que entiendas perfectamente de qué se trata.

Vamos a ver todas las diferencias entre las tres opciones comunes y ver cómo funcionan cada uno de ellos para que así puedas decidir de una manera más clara lo que quieres con lo que compras.

¿De qué trata un ozonizador?

Un ozonizador limpia y mejora la calidad del aire generando gas ozono a través de un proceso que usa la electricidad que genera un circuito, y gracias a esto se desinfecta el aire, aumenta la concentración de oxígeno y neutraliza los olores ambientales.

Usar ozono es un sistema de limpieza con una alta eficacia ya sea en aire o en agua, ya que desinfecta eficientemente.

Existen muchos modelos para diferentes medios, hay para agua y para aire, para uso doméstico o uso industrial. En cualquier caso, lo mejor de un ozonizador es su gran poder de desinfección sin dejar restos de residuos.

¿De qué trata un ionizador?

Los ionizadores de aire son aparatos que limpian y mejoran la calidad del aire utilizando partículas con carga eléctrica, todo ello sin utilizar sustancias químicas.

Con el ionizador se eliminan los malos olores y los contaminantes y como resultado obtenemos un ambiente fresco y muy agradable. Eso es lo más destacado de un ionizador, que conseguimos tener una aire muy parecido al aire que respiramos en sitios abiertos en la naturaleza.

Funciona básicamente aplicando el principio de la atracción electrostática, atrayéndose las partículas con distintas cargas eléctricas entre sí.

Los contaminantes que contiene el aire como algunas bacterias o el polvo tienen cargas positivas se unen a los iones negativos generados por el ionizador y hacen que caigan al suelo por ser partículas con mayor peso. Por eso es aconsejable, si tenemos un ionizador, limpiar aspirando o fregando esas partículas que precipitan al suelo ya que si lo barremos puede que esos contaminantes vuelvan a integrarse con el aire del ambiente.

Un ionizador limpia el aire de una habitación de tamaño medio y no de la casa entera, por lo que es necesario irla moviendo por las diferentes estancias de la vivienda para mejorar la calidad el aire de toda la vivienda. Debemos además ventilar la casa antes de usarlo y cuando lo encendamos cerrar puertas y ventanas para una mayor eficacia. El aparato emite iones de manera automática consiguiendo en un breve periodo de tiempo que notemos una mayor sensación de frescor.

¿De qué trata un purificador de aire?

Viendo que tanto un ozonizador como un ionizador consiguen la mejora del aire que respiramos eliminando partículas y contaminantes, la existencia de purificadores de aire puede parecer innecesaria o generar algo de confusión.

Y es que básicamente un purificador tiene la misma pretensión pero, una vez más, la diferencia está en el modo en el que consigue su objetivo.

Para la eliminación de elementos tóxicos el purificador puede valerse de varios métodos en lugar de uno sólo. El más tradicional es el uso de ventiladores y filtros.

Un purificador capta las partículas presentes en el aire por medio de un ventilador y estas quedan atrapadas en un filtro, desapareciendo así del ambiente y generando una atmósfera más limpia.

Pese a lo que pudiera parecer, los purificadores de aire tienen un funcionamiento silencioso, y además, por su funcionamiento, no sólo eliminan la suciedad, sino que también la retienen.

Esto tiene como consecuencia la necesidad de que cada cierto tiempo sea necesaria la limpieza de los filtros o incluso su sustitución, ya que es allí donde quedan alojados todos los elementos contaminantes que el purificador ha eliminado del ambiente

Diferencias entre un ozonizador, un ionizador y un purificador de aire

Ahora que ya hemos conocido qué hace cada aparato, es mucho más fácil captar las diferencias entre ellos. Un purificador, básicamente, elimina la suciedad ambiental por medios mecánicos, mientras el ozonizador emplea un gas y el ionizador emplea la electricidad electroestática para obtener el mismo fin.

También hemos podido comprobar como el modo en el que desaparecen estas partículas del aire es distinto. El ionizador lo que hace es eliminarlas del aire en suspensión para provocar su caída, mientras que el purificador las atrae y atrapa en un filtro. Por su parte el ozonizador las desintegra por acción de su efecto desinfectante.

Otra diferencia entre los tres sistemas radican en la emisión o no de sustancias. El ozonizador emite una sustancia concreta, como es el gas de ozono, el cual puede ser perjudicial para la salud como avisamos mas abajo si no se usa correctamente y en las dosis recomendadas. El ionizador emite iones negativos, lo que no se puede considerar propiamente una sustancia y emite pequeñas cantidades de gas de ozono como residuo del proceso de ionización, mientras que el purificador no realiza ninguna emisión.

Entonces, ¿cuál elegir?

En primer lugar señalar que cualquiera de los sistemas va a resultar eficaz, por lo que en relación con este punto no hay una gran diferencia. Elijas el que elijas vas a conseguir una mejora en la calidad del aire que va a tener impacto sobre tu salud respiratoria.

Ahora bien, siempre hay matices que hacen que unas personas se inclinen por un sistema antes que por otro. Habrá quien valore especialmente el disfrutar de esa sensación de frescor natural que proporciona el ionizador, y por tanto lo haga su elección prioritaria.

Para otras personas, el ozonizador será la mejor opción en base a que, a diferencia de los otros sistemas, no se limita a “cambiar de lugar” la suciedad, sino que la destruye por completo.

Ante todo queremos aclarar que no es recomendable el uso de ozonizadores si estos no se usan correctamente, siguiendo las indicaciones del fabricante y con las dosis de ozono recomendadas. Esto toma más importancia sobre todo en aquellas personas con problemas respiratorios crónicos o con un sistema inmunológico débil:

Inhalar ozono, incluso en pequeñas cantidades, puede irritar los pulmones. Entre los efectos específicos pueden incluirse irritación de la garganta, tos, dolor de pecho y dificultad para respirar, además de un mayor riesgo de padecer infecciones respiratorias.

En cuanto al precio, siempre es un factor que tiene su peso. Los aparatos más completos, como los purificadores de aire tendrán un precio más elevado, lo que supondrá un freno en determinados casos, sobre todo, teniendo en cuenta que el resultado final es satisfactorio siempre, se use el sistema que se use.

Como alternativa a estos tres tipos de tecnologías para mejorar la calidad del aire que respiramos en casa desde Chimecal os presentamos AIRKARE de EDILKAMIN que realiza una una doble acción combinada:

OZONIZADOR: ayuda a reducir virus, bacterias, hongos, gérmenes, microbios y aleja a los pequeños insectos.
IONIZADOR: elimina partículas en el aire como polvo, polen y humo.

Todo eso sólo con enchufarla. Pero además tendrás una fuente de CALEFACCIÓN para el invierno con esta estufa de PELLET.

¡Escoja su estufa Edilkamin en Chimecal!

edilkamin airkare - ¿Ozonizador vs Ionizador vs Purificador de Aire o alternativas mejores? - Blog - Chimecal

Con toda esta información ya tienes en tu mano la posibilidad de elegir el sistema que resulte más de tu agrado. En función de su coste y del sistema de limpieza de cada aparato podrás tener más cuál es el que más se ajusta a tus preferencias y elegir con un mayor conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *